Archivo de la categoría: Jugadores

Jameer Nelson regresa… ¡en la final!

Jameer Nelson lakersmagic6El base titular de Orlando durante la temporada hasta que se lesionó gravemente del hombro, Jameer Nelson, regresó a una cancha en el primer partido de la final de la NBA. Nelson se lesionó en febrero tras chocar con Erick Dampier y el tiempo previsto para la recuperación total eran seis meses. Pero el trabajo de rehabilitación ha acelerado el proceso y Nelson se econtraba en buen estado para jugar.

Yo lo veo un poco precipitado, aunque hay que entender que probablemente no tenga otra oportunidad de disputar una final. Por contra arriesga mucho volviendo tan pronto, pues si se vuelve a lesionar puede tener una lesión crónica en el hombro y que su carrera peligre. En cualquier caso, su actuación en el primer partido fue bastante buena teniendo en cuenta su estado. Revolucionó el partido con buenas asistencias y alguna que otra canasta. Pero fue un espejismo para los Magic, pues no tuvieron nada que hacer en un partido bastante soso y con poca tensión para ser una Final de NBA.

Anuncios
Etiquetado , , , , ,

Ramon Sessions sorprende a la Liga

El lunes se produjo una grata sorpresa en un partido totalmente intrascendente (Bucks-Bulls). Un rookie “fichado” a mitad de temporada desde la NBDL (Liga de desarrollo de la NBA) llamado Ramon Sessions firmó una estadística al alcance de muy pocos jugadores en la historia de la NBA: superó las 20 asistencias, concretamente 24, que completó con 20 y 8 rebotes. Impresionante. 22 años recién cumplidos. El partido ayudó mucho, porque no es que hubiese poca defensa, es que simplemente no existió. El resultado (sin prórrogas) lo dice todo: 135-151.

Ampliar Noticia.

El extraño caso de Ronnie Brewer

Tener a Jerry Sloan como entrenador puede ser un auténtico privilegio o el mayor de los suplicios para un jugador de baloncesto. Tener a un entrenador con su trayectoria y experiencia no está al alcance de todas las franquicias, las ha visto de todos lo colores y lo ha conseguido casi todo (le falta el anillo que Jordan le negó dos veces consecutivas). Los jugadores hablan maravillas de lo que aprenden a su lado y cuando dejan los Jazz  salen totalmente curtidos: Raja Bell, Gordan Giricek… Pero el peaje que tienen que pagar no está al alcance de todos. La dureza y el carácter arisco de Sloan no está en consonancia con el prototipo de estrella NBA, egocéntricos y que creen que no tienen nada que aprender. Además, el uraño de Sloan se caracteriza por no regalar nada, rara vez reconoce el trabajo de sus jugadores, sobretodo a los jóvenes, y exprime hasta la última gota de sudor y talento de sus jugadores. Así, a jugadores que no han estado preparados psicológicamente, le ha ido muy mal a su lado y han hecho las maletas pronto. Destacaría los casos de Carlos Arroyo y Gordan Giricek, quien hace poco se marchótras la llegada de Kyle Korver y varias discusiones con Sloan, que han provocado que ahora practique en Phoenix su mejor baloncesto desde que llegó a la NBA. Sin el tortuoso camino que le hizo pasar Sloan no hubiese sido posible.

Por todo esto, el caso de Ronnie Brewer llama poderosamente la atención. Un jugador joven (23 años recién cumplidos) y sophomore tiene todas las papeletas para chupar mucho banquillo en Utah. Y da igual que tengas mucho talento y merezcas jugar. Ya le ocurrió a Deron Williams hace un par de años, que en su temporada de rookie jugó mucho menos de lo esperado y no se ganó la titularidad hasta pasados 20 partidos. De hecho jugaba de titular un jugador infinitamente inferior al Deron, toda una señal de Sloan para probar su carácter.

Pero el caso de Brewer a ojos de Sloan es diferente. Es un jugador muy atlético, gran defensor, con una excelente combinación de fuerza y velocidad que le permiten en su posición de escolta defender a las superestrellas de la Liga: Lebron, Kobe, T-Mac, Iverson… Y eso para Sloan no tiene precio, sobretodo porque asumió su temporada de rookie con menos minutos de los esperados sin rechistar al jefe del banquillo. Y porque Brewer es, sobretodo, un jugador de equipo, tremendamente regular, que funciona como un reloj sobre la pista: rara vez hará una actuación extraordinaria (para lucirse ya están otros: Boozer, Williams, Okur, Korver), pero también rara vez tendrá un mala noche. Esto es posible gracias a su sobresaliente acierto en tiros de campo (54,6% en sus dos años), sobretodo para el puesto de escolta: lanza a canasta cuando tiene que hacerlo, cuando está solo o ve fácil la penetración. Su trabajo es otro, defender a la estrella rival y hacer de “pegamento”, cubriendo aquellos aspectos que no hacen sus compañeros.

Sus 12 puntos de media esta temporada lo está convirtiendo en una pieza clave, aunque no tan visible como otros jugadores, de los Jazz de esta temporada. Un jugador que bajo las órdenes del polémico Sloan puede convertirse en ese comodín que a todo buen entrenador le gusta guardarse. Como dato curioso, su lanzamiento heterodoxo se debe a accidente que tuvo en un parque acuático cuando era un niño.

Ronnie Brewer

T-Mac pierde fuelle y apoyo

t-mac.jpg 

Desde su llegada a Houston hace varias temporadas Tracy McGrady no ha tenido ninguna temporada tranquila a excepción de la primera. Desde que está en la franquicia tejana no ha dejado de sufrir problemas físicos, incluido un desmayo en cancha. El más grave han sido los problemas de espalda de las dos últimas temporadas pasada, que le costaron muchos partidos (35 la 2005-06) y que parececían no tener solución, porque cuando regresaba para jugar volvía a recaer. Hasta que encontró la salvación en el fisioterapeuta del tenista Andy Roddick, cuyas manos milagrosas han hecho que T-Mac se olvide de estas molestias.

Pero esta temporada ha sido la rodilla derecha la que le está quitando la sonrisa al escolta de Houston, que entre diciembre y enero le ha tenido apartado 11 partidos. Desde su vuelta hace dos partidos no está saliendo de titular porque no está al 100%. De hecho, el propio jugador no garantiza que pueda disputar el partido del Allstar del próximo mes de febrero.Estos problemas están pasando factura al juego de McGrady. Desde hace dos temporadas no es el mismo, le falta la explosividad de antaño, su juego no es tan vistoso y cada vez es más conservador (curiosamente lo mismo que le está pasando a su primo, Vince Carter, también con numerosos achaques físicos). Todavía es capaz de hacer grandísimos partidos y explosivos mates, pero cada vez son más esporádicos debido a que se ha convertido en un jugador tremendamente irregular.

Pero por si esto no fuera poco, la prensa y los aficionados no paran de recordarle que sus equipos nunca han sido capaces de pasar la primera ronda de Play-Offs, algo que parece que le está debilitando psicológicamente. En Houston piensan que el equipo juega mejor sin él (7-4 sin él en los 11 partidos que ha estado lesionado) y que le falta la mentalidad ganadora para llevar a los Rockets lejos en postemporada. Yao Ming si parece ser el líder dentro y fuera de la cancha. Este año había muchas esperanzas puestas en este equipo (incluido yo), sobretodo por la incorporación de Rick Adelman al banquillo (y la marcha de Van Gundy), así como la recuperación de Bonzi y la rápida adaptación de Luis Scola al juego NBA. Pero ahora que el equipo no marcha como debería, todas las miradas críticas apuntan a T-Mac como culpable. 

Dwight Howard, camino del MVP

Dwight Howard concurso mates AllStar 2007

Ya sé que no han pasado ni dos meses de competición y que todavía es pronto, pero al más puro estilo yanki voy a adelantar mi pronóstico. Dwight Howard es, a día de hoy, el MVP de la Liga. Siempre ha rendido a buen nivel y desde que llegó a la Liga con 18 añitos no ha dejado de mejorar año a año. Yo le considero el sucesor del gran Shaq en todos los sentidos, aunque aún le falta tener el carisma de áquel. Y es un continuador de los pivots de la vieja escuela: Wilt Chamberlain, Pat Ewing, Alonzo Mourning, Willis Reed, Bill Walton, etc. Es decir, es un pivot contundente en la zona, intimidador, que rebotea muy bien, malo por lo general en tiros libres y que tiene moviemientos personales que lo distinguen del resto (este aspecto todavía lo tiene que trabajar).

La temporada pasada y sobre todo ésta son las que lo están consagrando como el pivot Dominante que es y será durante largo tiempo. Cuando tiene el balón bajo el aro, como ocurría con Shaq, no hay quien pueda evitar que machaque violentamente la canasta. Como le ocurre a Diesel, su gran calvario son los tiros libres pero, por contra, cuenta con un tiro de 5 metros poco ortodoxo pero que cada vez es más efectivo y que será un complemento perfecto a su juego de ataque (como le ocurrió a Olajuwon y Ewing). Asimismo se mueve con soltura sobre la pista, a veces parece un alero por la velocidad de sus desplazamientos. Defensivamente está intimidando como se esperaba de él, con 2,7 tapones por partido; en rebotes siempre ha superado la decena, pero esta temporada se ha situado en unos buenísimos 15,3. Su números de la temporada se completan con 23,6 puntos, 1,6 asistencias y un 61% en tiros de campo. Si mantiene estos promedios a final de temporada es probable que acabe siendo el MVP.

Otros candidatos: Steve Nash, Lebron James, Carlos Boozer, Kobe Bryant y Deron Williams.

TJ Ford hospitalizado tras lesionarse el cuello

El base titular de los Raptors, TJ Ford, recibió un duro golpe del rookie Al Horford frente a Atlanta que lo dejó tumbado en el suelo sin poder moverse durante el partido de anoche (11 diciembre) . La imagen, desgraciadamente, es familiar y recuerda a la grave lesión de columna que sufrió cuando jugaba en Milwakee Bucks en un partido y que lo dejó fuera de las canchas durante la temporada 2004-05. Esta primera lesión bien le podría haber costado la retirada, pero milagrosamente volvió contra todo pronóstico y a muy bueno nivel (otra cosa son sus discutibles decisiones sobre la pista, no propias de un base y suicidas en muchas ocasiones).

En esta ocasión, el menudo base penetraba solo a canasta tras robar un balón. El ala-pivot de origen dominicano, Al Horford, le seguía de cerca para intentar taponarle. Ford amagó con entrar directamente a canasta, pero al ver la amenaza de Horford bajó el balón para soltar el balón a aro pasado. Hordford, muchísimo más lento que Ford, reacción tarde y acabó dando un “zarpazo” en la cabeza del base de los Raptors, girándole completamente el cuello. Cayó inerte en el suelo y se golpeó la cabeza contra el parqué, donde se quedó inmovilizado durante diez minutos. Rápidamente lo inmovilizaron y se lo llevaron al hospital de Atlanta donde permanece en observación. De momento no se sabe el alcance la lesión, pero parece que no es tan grave como la primera que sufrió, pues desde el primer momento podía mover tanto los brazos como las piernas. A pesar de todo hay preocupación por sus precedentes.

Toronto parece que no gana para sustos, tras la grave lesión de Garbajosa y el susto que dió Calderón al tener que abandonar la cancha en camilla tras un golpe en el cuello la temporada pasada. Como ha declarado Horford, él no es un jugador violento, pero podría haber evitado esta dura entrada. A ver si hay suerte y todo queda en un susto.

Os dejo el video del incidente y unas declaraciones de Horford tras el partido.