Archivos Mensuales: octubre 2008

Conclusiones (precipitadas) del Lakers-Blazers

– Lo Lakers son un rodillo; Blazers no pudo hacer nada y cuando quiso reaccionar (gracias a Rudy) era tarde.

– Rudy confirmó que está hecho para la Liga: descarado, agresivo, veloz y con calidad de sobra.

– El duelo Bynum-Oden fue un fiasco: jugaron muy nerviosos, fallaron mucho y Oden se lesionó la planta del pie (no es grave).

– Gasol está más rapido, fuerte y motivado que nunca. Gracias al él despegaron en el marcador. Se nota que con un 5 importante a su lado se encuentra muy cómodo. Y defendió a ratos a todo un Oden.

– Bryant muy bien… excepto cuando buscó hacer estadística personal.

Anuncios

Esta noche arranca la Liga 08/09

Y lo hace con un partidazo (Digital+, 3h00) entre Lakers y Blazzers, donde disfrutaremos de los españoles Gasol, Rodríguez y el debut de Rudy Fernández. Un gran arranque con dos candidatos al anillo. ¡Sí!, Portaland este año es candidato. Tienen una plantilla muy completa, con grandes jugadores y, sobretodo, son una piña. Quizás pequen de inexperiencia que les puede jugar una mala pasada en temporada regular y Playoffs.

Además, veremos uno de los duelos que se repetirá los diez año: Bynum vs. Oden. Bynum ya lleva varios 

años en la liga pese a su juventud y Oden ha retrasado un año su debut por una microrotura en la rodilla 

que le apartó toda la pasada campaña. Hacía muchos años que no llegaban dos pivots tan “pivots a la vieja usanza”, es decir, contundentes bajo el aro (sin contar con Dwight Howard). Bynum tiene más talento; Oden es casi imparable debajo del aro. Éste recuerda a Shaq y Howard, jugadores literalmente infalibles a 2 metros, que revientan el aro con violencia.

 

El partido de esta noche no se lo puede perder nadie. Rudy estará con muchas ganas de demostrar que la pretemporada no ha sido un espejismo. Esperemos que el ansia y/o los nervios no le jueguen una mala pasada.

Primer reconocimiento para Marc Gasol

Marc “Tanqueta” Gasol ya comienza a ser valorado como se merece en su nuevo equipo, los Grizzlies. Está claro que nunca le van a dejar ser el jugador franquicia teniendo por delante a egos tan fuertes como los de Rudy Gay y O.J. Mayo (ojo con él, va a ser una de las sorpresas del año). Además de los buenos partidos que ha hecho en pretemporada y “enamorar” a sus entrenadores con su completo juego (anotación, rebote, intimidación, habilidad para el pase…), ha recibido el premio “Pride of the Training Camp” (orgullo del campus de entrenamiento, más o menos) que se entrega desde hace cuatro años. Otras temporadas se lo llevaron Shane Battier, Lawrence Roberts, Hakim Warrick y Stromile Swift. Marc va por buen camino. Y los Grizzlies si confían en él como hasta ahora, también.

Brand, el fichaje del verano

Tras romperse el tendón de aquiles hace dos veranos y perderse casi toda la pasada campaña, Elton Brand afronta una temporada nueva. Y una nueva vida también, porque ha cambiado de compañeros de equipo (Clippers por Sixers) y también de conferencia. “Mr. 20-10”, como es conocido, está con la ilusión de un novato pero con todos los años de experiencia que lleva acumulados en la Liga (2 en Chicago y 2 en Clippers).

Siempre ha rendido al nivel de los mejores, pero este año compite en un equipo del Este. Y eso va a ser una ventaja que le va a hacer destacar aún más porque en esta conferencia hay ausencia de “hombres altos” de su nivel. Además, la atención que acaparará dejará libres a otros hombres para atacar desde fuera: Miller, Rush, Iguodala, Willie Green… Por cierto, Iguodala ha demostrado en estas dos últimas temporadas sin Iverson que no es el jugador franquicia que necesita Filadelfia (a pesar de sus correctos números) y que rinde mejor como escudero de una estrella (con Brand su juego mejorará).

En definitiva, esta temporada veremos a un Brand más dominador que nunca, un jugador que siempre ha sido muy completo (casi siempre en top10 de puntos, rebotes y tapones), un jugador de equipo que involucra a sus compañeros y no rehuye la responsabilidad en los momentos decisivos. El jugador franquicia con el que sueña todo General Manager. Y todo seguidor de un equipo NBA.


Rudy, en el momento adecuado

¿Alguno cree en el destino? ¿Y en la suerte? Yo creo que en
determinadas circunstancias, la suerte sí tiene mucha importancia y
puede cambiar el rumbo de tu vida. Hay una película, “Dos vidas en un
instante”, que explica muy bien esto.

Una chica (Gwyneth Paltrow) va a coger el metro como todos los días.
Está bajando las escaleras que dan al andén y de repente se da cuenta
que si no corre perderá ese tren. Pero, a pesar de su esfuerzo las
puertas del tren se cierran en sus narices. A partir de ahí la
película abre dos líneas argumentales: una sobre la vida de esa chica
después de haber perdido ese tren y otra, totalmente diferente, de su
vida si no hubiese perdido ese tren.

La película es interesante por ese punto, cómo puede cambiarnos la
vida un detalle aparentemente sin importancia como es perder o no un
tren. Si no lo hubiese perdido hubiera conocido a un chico en el
vagón que no hubiera conocido de otro modo, etc., etc…

A Rudy Fernández le pasó algo parecido este verano. España se
enfrentaba a Estados Unidos en la final de los Juegos Olímpicos de
Pekín. Ya había firmado con los Blazzers, pero Rudy quería
reivindicarse ante el que es su entrenador (Nate McMillan formó parte
del staff técnico de la selección estadounidense). El jugador español
se salió, con grandes triples, mucha intensidad en ataque y defensa
y, sobre todo, un mate espectacular ante el mayor intimidador de la
NBA: Dwight Howard. Una jugada que no pasó desapercibida para nadie.

Todas estas circunstancias hicieron que fuera recibido como una
superestrella (que en el fondo lo es, pero ya sabemos cómo son los
yankees), tanto los aficionados (esperándole en el aeropuerto antes
de su presentación) como  su entrenador, que le vio (y sufrió) en la
final. El mate también fue muy importante, pues dio la vuelta al
mundo y lo vieron todos los estadounidenses (Rudy podría haber hecho
el mismo matazo o mejor frente a Angola, pero no lo habría visto
ningún americano).

Sin estas circunstancias, seguramente no habría gozado de tantas
oportunidades como está teniendo en pretemporada.

Con todo esto no digo que no importe el esfuerzo ni calidad de Rudy,
sino que para triunfar son necesarios pequeños detalles como éstos
para tener la oportunidad de demostrar lo que uno vale. Lo mismo nos
ocurre a todos en las entrevistas de trabajo: estar en el momento

adecuado en el que la empresas busca a alguien con tu perfil… Más allá de que seamos válidos o no para el puesto.

Y esto lo digo porque ya sabemos lo tacaño que es Nate, que se lo pregunte a Sergio… Por fortuna parece que Nate ha cambiado de actitud y dará oportunidades a los dos españoles. Este año los Blazzers han hecho un equipazo, pero ya habrá tiempo de hablar de ellos.