Cuando tú no estás

Uno nunca valora algo hasta que deja de tenerlo. Al menos en su justa medida. Ocurre con los amigos, la pareja e, incluso, con los familiares. Puedes estar con alguien a quien quieres o aprecias y creer que estás disfrutando de esa relación al 100% y que estás haciendo lo que debes. Pero cuando esa persona desaparece de tu vida por las razones que sean es cuando bajas de esa “nube” y te das cuenta de cómo era verdaderamente esa relación. Por exceso y por defecto. Por lo mucho que debiste hacer o por lo mucho que debiste de dejar de hacer (al menos si tienes algo de autocrítica). También ocurre cuando pensabas que alguien no te importaba lo tu creías, pero que cuando esa persona deja de ser tu amigo, o tan amigo, o ese familiar ha muerto, te arrepientes de muchas cosas que debías decirle o de haber estado más tiempo con esa persona. Somos egocéntricos por naturaleza, necesitamos que “algo” ocurra para que salgamos de nuestro ensimismamiento.

En los medios de comunicación ocurre cuando un personaje olvidado muere o sufre una terrible enfermedad. De repente esa persona está en boca de todos, como está ocurriendo estos días con Sergio Luyk. Siempre tiene que ocurrir algo trágico para que el ser humano reaccione. Funcionamos a posteriori, por el efecto “acción-reacción”. Somos inteligentes o creemos serlo, pero en este sentido aún nos queda mucho por aprender.

En Dallas estás últimas semanas está ocurriendo un poco de todo esto. Su mejor jugador, Dirk Nowitzki, se ha lesionado en el tramo más importante de la temporada y están perdiendo muchos partidos sin el alemán. Su presencia en los Playoffs corre grave peligro y ahora todos se acuerdan de Dirk. El ala-pivot ha sido muy criticado en el último año, a pesar de haber ganado el MVP de la pasada campaña. Se le ha criticado desde Dallas y, en general, desde toda la NBA su falta de liderazgo, sobretodo tras el fiasco que supuso la eliminación del equipo tejano a manos del octavo clasificado (los Warriors) en los pasados Playoffs tras registrar el mejor récord de toda la NBA en temporada regular. La verdad es que el alemán no estuvo a gran nivel, pero la debacle fue generalizada de todo el equipo. No pueden echarle las culpas a un solo jugador.

Esta temporada Dirk ha dado muestras de su gran nivel y de asumir el liderazgo en cada partido: recordad los recientes enfrentamientos contra Lakers cómo forzaba prórrogas y metía las canastas importantes. Pero en la NBA se lleva criticando al jugador bábaro toda la temporada… hasta que se ha lesionado. Ahora y sólo ahora es cuando salen a relucir todas sus virtudes como jugador, cuando ha ocurrido una desgracia como una lesión. Cuando está ausente y ahora se ven todas las carencias de Dallas Maravericks y que tan bien solventaba Dirk. Todo esto puede hacerse extensible al caso de Paul Gasol tras su marcha de Memphis a Lakers esta temporada. Ahora le llueven elogios de todos lados cuando en su etapa en el equipo de Tennesse se le criticaba casi cualquier aspecto de su juego (no vamos a enumerarlos). Incluso, hace tres campañas la prensa local llegó a afirmar que el jugador franquicia era James Posey y no Pau Gasol. Ridículo. O que este año y el anterior se considerase mejor a Rudy Gay que al jugador español, se jugase muchos más tiros y no hubiese casi jugadas para el de Saint Boi . Afortunadmente el tiempo es la única justicia que hay, aunque a veces reparta su sapiencia demasiado tarde.

Gasol y Nowitzki 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: