Partidazo de CP3 y nueva locura de “Lee” Bowen

Anoche se enfrentaron dos de los gallitos de la conferencia Oeste. Nueva Orleans y San Antonio. La sorpresa del año y el vigente campeón. Y la variedad de duelos en la cancha hacía que el partido fuese aún más interesante. Bowen y Stojakovic, Duncan y West, Thomas y Chandler, Ginobili contra el mundo, y, sobretodo, Tony Parker y Chris Paul. Ambos jugadores bordaron un partido impresionante, con numerosos intercambios de canasta en los que ninguno parecía fallar. La variedad de recursos y enorme presencia que transmite en pista Chris Paul (pese a su tamaño) hizo que un momento dado fuese prácticamente indefendible. Y no solo por sus canastas, sino por la facilidad que tienen este jugador para el pase. Un jugador que sabe leer cada jugada y se adapta a las debilidades del rival: que le dejas penetrar, pues te machaca con bandejas; que le defiendes a muerte, pues comienza a asistir gracias a sus extraordinario manejo del balón. Y ahí Parker no tenía nada que hacer, pues el se limitó a anotar, no a involucrar a sus compañeros, lo que convierte a Paul en doblemente peligroso.

Pues bien, en un momento dado, Parker se vio incapaz de frenar a Paul y tuvo que salir a escena Bruce “Lee” Bowen, el especialista defensivo tanto de escoltas, aleros como bases. Y también sabía que, dado el estado de gracia de CP3, le iba a resultar imposible detenerlo, por lo que utilizó sus artimañas, que son básicamente su juego sucio y llevar los partidos a un juego muy físico. No voy a enumerar su CV en este apartado, porque es muy extenso y recordado. Su táctica es sacar de quicio a los jugadores que están enrachados, como ayer Paul, mediante un juego físico que lleva al extremo de violencia: codazos, patadas, empujones, tropiezos voluntarios con el rival. Pero todo con mucha “profesionalidad”, como si no estuviese haciendo nada. Futbolísticamente se podría decir que su forma de actuar es “a la italiana”. Ayer, en una jugada en la que el balón estaba dividido propinó dos intentos de rodillazo a Chris Paul que estuvieron a punto de hacerle bastante daño. Previamente había buscado un tropezón tras un rebote que acabó con ambos jugadores en el suelo. Y el bueno de Bowen levantando los brazos como si no hubiese ocurrido nada. La NBA debería utilizar el vídeo en estos casos y sancionar a este tipo de jugadores. No son jugadas aisladas. Es una forma de comportarse que se repite temporada tras temporada y que, desgraciadamente, se ha convertido en su arma favorita para parar a las estrellas rivales.

El incidente de los rodillazos no se sancionó con técnica o antideportiva. Bowen pensaba que había sacado de quicio al base de los Hornets. Pero nada más lejos de la realidad. La joven estrella de 22 años está hecho de otra pasta y, como los grandes, le sirvió para crecerse aún más y acabar de doblegar a San Antonio (100-75). La tarjeta al final del partido reflejaba 26 puntos, 17 asistencias y tres robos con unos extraordinarios porcentajes. Sin lugar a dudas un clarísimo candidato al MVP, por su juego, sus números y la extraordinaria/sorprendente temporada de Nueva Orleans. Os dejo el vídeo con la jugada polémica:

 

Anuncios

2 pensamientos en “Partidazo de CP3 y nueva locura de “Lee” Bowen

  1. Hans Schnier dice:

    He visto muy poco a Chris Paul, pero de momento me ha encantado y sospecho que acabará siendo mi “ojito derecho”. Es una pena que no mida diez centímetros más. ¿No sufre para defender a bases altos?
    Respecto a Bowen, tiene todo mi respeto y admiración. Mientras no se implante una especie de rearbitraje observando detalladamente los partidos en vídeo (cosa que no me parecería mal), siempre querré un Bowen en mi equipo. Te recuerdo que Larry Bird, Gary Payton y Isiah Thomas fueron, además de unos maravillosos jugadores, unos grandes marrulleros.

  2. gilito44 dice:

    Hola Hans. Sufre, pero no demasiado o como pudiera parecer. Engaña bastante porque tiene suficiente cuerpo y fuerza para aguantar, aunque un Jason Kidd que sabe postear y sacar buena ventaja pues le busca las cosquillas.
    Entiendo tu admiración por Bowen y este tipo de jugadores. Son muy necesarios en cualquier equipo. Tener a un Raja Bell, James Posey o Shane Battier, que son auténticos perros de presa son absolutamente necesarios si quiere hacer algo grande en esta liga. Pero el problema está en que los métodos de Bowen son excesivos y va con muy mala idea. Famosa es su jugada que tras un lanzamiento en suspensión del rival el se colaco justo debajo del jugador para que cuando caiga el suelo acabe pisándolo, con el consiguiente esguince, rotura o lo que sea del tobillo. Es una práctica que antes hacía siempre, hasta que fue criticado hasta el infinito. No me parece deportivo y es de hijo de puta jugar con la carrera deportiva de otros. Por no hablar de las “patadas” o “rodillazos” que suele propinar tratando de intimidar a sus rivales y que le han hecho ganarse a pulso el apodo de Bruce Lee. Incluso en los pasados Playoff lanzó una patada a Stoudemire antes de saltar que le podía haber partido la tibia y el peroné al estilo Da Silva. O invito a que busquéis en Youtube para comprobar todo esto. Yo os dejo sólo alguna joyita…
    http://es.youtube.com/watch?v=aFvk4qHkT10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: