Archivos Mensuales: noviembre 2007

Garbajosa se ve obligado a operarse por segunda vez

Garbajosa en Europe Live Madrid 2007

Ya lo decía el grupo Cinderella en su canción “Don´t know what you´ve got till it´s gone” y seguramente es lo que está pensando Garbajosa tras asumir que debe someterse a una segunda operación de su tobillo. Fue encomiable, y hasta cierto punto milagroso, el esfuerzo que hizo este verano para estar a punto con la Selección. Dicen de él que es un trabajador insaciable y así lo demostró con su trabajo (y el de los fisios) desde que salió de la primera operación. La meta merecía la pena: jugar un Europeo con tu Selecciónb en tu páis y con un final en tu ciudad (aunque él nació en Torrejón), así como jugar con unos compañeros que son amigos. Y lo consiguió. Muchos no creían posible que pudiese llegar a punto y lo hizo. A un buen nivel dadas las circunstancias.

De todos es sabido el follón que se montó con el tema del Seguro para que pudiese jugar. Y es que los Raptors sabían muy bien que su tobillo no estaba bien y necesitaba una segunda operación. En la NBA hacen las cosas de la forma más profesional posible, máxime si hablamos de temas médicos como este. Hacen todas las pruebas necesarias y llevan a sus jugadores a los mejores especialistas, por eso yo en ningún momento dude que Garbajosa necesitaba una segunda operación. Lo de las venganzas de la franquicia con los pocos minutos que se le daban en pista durante los siete primeros partidos me parecían chorradas. Es posible que se tomasen replesalias durante dos o tres partidos, pero era absurdo prolongarlo más partidos y no tratar de rodar a un jugador al que llamarón “The Glue” por la importancia que tuvo el año pasado (su ausencia se notó, y mucho, en los Playoffs).

Por otro lado, Garbajosa me parece (sin conocerle) de los tíos más francos y sinceros del baloncesto, pero tenía claro que mentía a medias cuando decía que se encontraba al 100% al inicio de esta temporada. Lo de la necrosis no lo sabía, pero lo que tenía claro es que viendo los partidos de Garbajosa con los Raptors era patente que no estaba como el año pasado. Su velocidad y movimientos laterales no eran los mismos. Y quizás nunca lo vuelvan a ser, porque la lesión es gravísima. El propio Garbajosa ha reconocido que otros deportistas de élite que ha tenido una lesión parecida se han visto obligados a retirarse. Por lo tanto esta lesión le pasará factura y por eso creo (como los Raptors) que la lesión debía tratarse de la mejor manera posible. Y eso no es compatible con un regreso precipitado y sin pasar por el quirófano cuando los Especialistas lo aconsejaban.

Con la referencia musical del inicio he querido reflejar que ahora Garbajosa quizás se arrepienta un poco de no haberse operado en verano por segunda vez de su tobillo, aunque acarrease no poder jugar el Europeo. Ahora está echando de menos la posición de privilegio que tenía en los Raptors. Por contra, si hubiese hecho caso los expertos, e tendría contento al club que le paga y hubiese estado totalmente recuperado para el inicio de temporada y para lo que le queda de carrera profesional. En el plano emocional, estoy seguro que ningún español le hubiese echado en cara no haber participado en el campeonato europeo, todos lo hubiésemos entendido. Aún así fue encomiable el esfuerzo por jugar con España y la razón de tanto riesgo estaba justificada.

Anuncios

NBA Europe Live Madrid 2007

Mascota TorontoSwift tapón EstudiantesModelos Top ModelCalderon vs Raul Lopez

El pasado mes de octubre tuve el lujo de poder presenciar a dos equipos NBA en España; Memphis Grizzlies y Toronto Raptors. Y, además, pude disfrutarlo junto con dos buenos amigos desde la novena fila, desde donde escuchamos los numerosos enfados de Sam Mitchell y las bromas que Mike Miller hacía con el rookie Navarro.

Soy de los que piensa que estos partidos son tremendamente injustos para los equipos NBA desde el punto de vista deportivo; en cuanto a marketing está claro su objetivo, que cumplen con creces porque el evento fue un éxito mediático y de público. Y lo digo porque siempre se enfrentan a equipos europeos ya rodados, que han iniciado sus competiciones oficiales y que llegan muy motivados para vencer a un equipo NBA. Por contra, los equipos NBA llegan a estos partidos en el inicio de la pretemporada: pocos entrenamientos, cansancio muscular por los primeros entrenos, nuevos compañeros, tácticas nuevas (caso de Iavaroni) y sin el punto de rodaje que exige la alta competición. Es decir, que la superioridad de los equipos NBA no puede demostrarse en estos partidos por el tramo de temporada en el que tienen lugar. Como dijo J.M. Calderón poco antes de los partidos, “sería mucho mejor jugar en enero o febrero, cuando todos los equipos están ya rodados. Sería mejor venir preparados y no con cinco días sólo de entrenamientos”. No puedo estar más de acuerdo con él.
Parece que en España esto no se tiene en cuenta y siempre se trata de quitar mérito a los equipos NBA e igualarlos con los europeos. Es cierto que las diferencias se han acortado, pero todavía existen. Y la mejor manera de comprobarlo sería con encuentros en los primeros meses del año, donde ambas competiciones (NBA y FIBA) están igual de rodadas. Hasta que eso ocurra para mi son superiores las franquicias americanas.

MMT Estudiantes – Memphis Grizzlies

Los partidos que pudimos ver en el Palacio de Deportes de Madrid fueron bien diferentes. Para abrir boca pudimos comprobar dos cosas en duelo entre Estudiantes y Memphis: que los Grizzlies venían enrabietados de la derrota en Málaga (con un debut increible de Navarro) y que querían solventar el partido en el primer cuarto, cosa que lograron sin mayores problema. Y en tercer lugar pudimos ver que Estudiantes lo va a pasar muy mal esta campaña en la ACB.

Los madrileños le pusieron muchas ganas, pero carecen de uno o dos referentes claros para liderar el equipo, sobre todo en el puesto de base, en donde Sergio Sanchez todavía le queda grande la dirección de un gran equipo como Estudiantes. Me sorprendió el bajo nivel de uno de los jugadores de mayor proyección de la cantera estudiantil, Carlos Suarez, nivel que, después, en las primeras jornadas de ACB ha corroborado. Hace un par de temporadas parecía claro que iba a ser el sustituto natural del otro Carlos (Jiménez), pero de momento no ha demostrado nada y cada vez goza de menos minutos.

Por parte de Memphis me quedé con la rapidez de Kyle Lowry, tanto en ataque como en defensa. En el apartado defensivo destaca sobremanera, se pega como una lapa a su par y lee muy bien los ataques rivales para buscar la anticipación. En ataque no es el típico base NBA que piensa antes en la canasta que en el pase; creo que a lo largo de la temporada sustituirá a un cada vez más lento Damon Stoudamire. Es igual de rápido que T.J. Ford, pero sin los defectos de este, es decir, más parecido a Chris Paul. Por cierto, una maravilla ver jugar a Stoudamire, con esa suspensión tan característica y su gran visión para los pases. Jugó al principio muy bien, con varias canastas y luego casi no volvió a aparecer en el partido. Gasol estuvo correcto, con varias canastas sencillas ante la floja defensa madrileña, mientras que Navarro no tuvo una tarde tan acertada como en Málaga (donde encestó más de 20 puntos) pero tuvo tiempo para dejar un par de detalles. Me fijé que Miller siempre estaba muy atento de Navarro, chocándole la mano siempre que podía y bromeando con él.

Real Madrid – Toronto Raptors

El partido entre los Raptors y el Real Madrid fue otra historia. Un partidazo, sobretodo en los minutos finales. Si el partido anterior destacó por la falta de emoción, éste fue todo lo contrario. Ninguno de los dos logró desmarcarse con claridad a lo largo de partido y hubo continuas alternativas en el marcador, salvo en el primer cuarto, en el que Toronto se distanció ligeramente. De ahí en adelante el Real Madrid demostró una gran entereza gracias a un inspiradísimo Sergio Llull, que hizo su mejor partido como madridista. Cuanto más apretaba Toronto los madridistas siempre tenían una respuesta, normalmente en forma de triple de Llull o Bullock. Los últimos cinco minutos fueron realmente emocionantes, con numerosos triples y pocos fallos a ambos lados de la canasta. Incluso vivimos en el Palacio un final típico NBA, con un último minuto lleno de tiempos muertos y canastas en el último segundo, como el triple de T.J. Ford, aunque tan solo sirvierse para dejar un marcador más ajustado (104-103).

El Real Madrid se sumó a una lista que en los últimos años está creciendo cada vez más: la de equipos no americanos que vencen a un equipo NBA, aunque sea en pretemporada. En cuanto a los españoles, Garbajosa hizo un buen partido y se le vió en buena forma física, aunque todavía sin toda la frescura y desplazamientos que tenía antes de la lesión. Metió un triple que dio esperanzas a su equipo en los minutos finales y protagonizó un choque de cabezas con su compañero Anthony Parker, aunque afortunadamente no tuvo consecuencias. Calderón disfrutó del tiempo al que está acostumbrado, es decir, menos de 20 minutos, y no le dio para mucho. Aunque si nos perimitió ver un duelo que tenía ganas: Calderon vs Raúl López.

Resumen y anécdotas

En definitiva, pudimos ver una jornada histórica con doble cartel NBA que fue todo un éxito. Baloncestísticamente hubo dos partidos muy diferentes, pero el sabor de boca fue muy bueno en cuanto a espectáculo. Por cierto, los descansos y tiempos muertos estuvieron amenizados al más puro estilo NBA, con diversas actuaciones, cheerleaders, malabaristas, lanzamientos de balones y camisetas al público, mascotas e incluso las modelos del concursos Top Model, que hiceron un poco el paripé y lucieron su bonito palmito. Destacó, por lo gracioso la segunda mascota de Toronto, que no paraba de moverse y volverse loca.

En cuanto a anécdotas voy a destacar dos que pude compartir con mi amigo y colaborador de este blog Yago. En uno de los tiempos muertos del partido de los Raptors yo no aguantaba más y me fui con Yago al bar a por comida. Afortunadamente casi no había gente… pero claro, tenía una explicación: no quedaban perritos calientes y sólo había bolsas de patatas. Mientras pedía mi Coca-Cola de 2 euros (20 cl.), veo que pasa al lado nuestro Rudy Gay con su esposa y su hijo (sí, tiene 21 años y ya está casado y con hijos; cosas de los ricos). Rapidamente le aviso a Yago, quien se apresura a llamarle, “Rudy, Rudy, a picture” (fijaos que no dijo “Gay, Gay”, que hubiese quedado feo), y logramos sacarle una foto. En traje me costó un poco reconocerle, pero no se me escapó.

La segunda fue nuestro encuentro con David J. Stern. De nuevo Yago y yo subimos a por algo de comida y nos equivocamos de puerta. Al abrirla nos quedamos paralizados al ver subir a Stern y todo su séquito en dirección al Palco. A Yago no se le ocurrió otra cosa que decir que, “tio, Alberto, que es Stern”. Yo tardé unos segundos en reaccionar. Y cuando asimilé que una de las personalidades más importantes del mundo (en cuanto a poder es como un Presidente de Gobierno, Jefe de Estado o presidente de NU), le dije a Yago que les seguíamos. Y así fue como entramos en el Palco. Como entramos con todo el “séquito”, se pensaron que formábamos parte de él. Estuvimos como 10 minutos sin que nadie nos dijese nada, hasta que alguien se dio cuenta que no teníamos la pulserita azul (en un segundo intento de subir al Palco no duramos ni 10 segundos). En ese tiempo pudimos ver a Amaya Valdemoro, Alberto Contador, Pepu Hernández,… y que Yago diese la brasa a los de seguridad para conseguir una foto y autógrafo con el señor Stern, cosa que finalemente consiguió. Pero esta anécdota ya la contará él.